"Id,pues,vagabundos sin tregua,errad,funestos y malditos,a lo largo de los abismos y las playas,bajo el ojo cerrado de los paraísos".Paul Verlaine

jueves, 2 de mayo de 2013

CONTRA LAS MUSAS







                                                                                                    Para D.M. y J.A.V.



                                                                                                    
Será preciso engañarlas.
Arrúgate la camisa y diles que traes una mordedura
imposible de callejón.

No importa si has dormido mucho o poco,
si has bebido como un cabrón toda la noche,
será preciso mentir, que ellas jamás lo sepan,
píntate de tinta o ceniza las ojeras,
como vieja sangre, sangre cansada,
maquilla tus ojos
con el insomnio de los condenados a muerte.
No te odies ni te sonrojes
porque ellas no vacilarán en masticar tu hígado
o rociarlo de whisky barato,
entre codazos y risitas,
simplemente para verte danzar.

Porque tú sabes que entre una palabra y otra
se extiende el silencio como una mortaja
acércate a sus oídos y susúrrales mentiras con trompeta,
imposta tu voz , trágate la carcajada y recítales estupideces como :
“ traigo en mi boca congelado
el sonido antiguo del mar”.
Quizás así ellas te ofrezcan la tregua que tanto necesitas
antes de que te estrangule la angustia de la última factura clavada en la pared.

Bebe de sus manos la arena de los relojes,
muerde la brújula que ellas te ofrezcan
y moja tu lápiz con el mercurio de los termómetros.
Pero será preciso que no olvides
que tus días son todos iguales, monstruos idénticos,
días perdidos como sesiones de parlamentos,
calendarios inútiles de ciudades angustiadas,
días callados como saxos de músicos difuntos,
días empeñados por  la bisutería de una mínima metáfora…
Ellas no han de saberlo, pues las musas,  lo perdonan absolutamente todo,
salvo tu risa de león
sobrevolando todas las estancias vacías que es tu vida.

Y si a pesar de todo ;
de los relojes y la ceniza,
de las ojeras y la mordedura,
de la silenciosa caligrafía de la casa de empeños,
no has conseguido engañarlas, estafarlas o embaucarlas.
No te preocupes,
coge un puñado de asfalto caliente y úntalo en tus zapatos,
lávate las manos con gasolina
 y acerca tu boca a sus narices de concubinas antojadizas
hasta que huelan de tus labios la leche negra que brotó
de los pechos de las madres de los poetas.

10 comentarios:

  1. ellas nos mastican
    nos tienen en sus manos
    somos nada sin ellas
    somos nosotros, y nuestras cursilerías...

    besos

    L.

    ResponderEliminar
  2. madre mía que poemón que has parido Jorge.
    joder, me siento un jodido afortunado al ver mis iniciales marcadas en fuego ahí, contra las musas, que no sé si van de culo o de cara a la pared
    o en cuclillas las muy golfas.
    repito: joder¡¡¡¡ que poemón amigo.
    muchas gracias y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intemperante David!! Mientras gestaba el poema pensaba en vosotros dos. Insurrectos del norte. Si FB no me engaña las iniciales del otro insurrecto son J.A.V. pero FB siempre miente...El poema lo estiraste tú aquella noche en la que conversamos vía internet...sobre la poesía,los ambientes literarios,las musas, mi semilla sobre el poema, etc...¡¡¡Tú eres el padrino de este aborto!!!. El cenicero de coco,jajajaja,bodegón de naturalezas muertas,tengo dos, uno en elsalón (el de la foto) y otro en el cuarto-biblioteca.Un abrazo fuerte y mil gracias por tu complicidad,siempre.Y cuídate de Erató, que esa musa se va con cualquiera que componga un soneto complaciente y muestre una lira sorda, grande y aguda. Os quiero.

      Eliminar
  3. pd: por cierto yo también tengo un cenicero coco.

    ResponderEliminar
  4. Ellas saben de todo. Por eso, las musas, lo perdonarán todo si las dejas. Hasta tu risa de león. Hasta que se estrellen de tanto vivir vidas vacías.
    Es lo suyo.

    Abrazos





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar!!! Recuerda que nos veremos por el otoño!!! Me gustó conversar por el teléfono contigo, cuando quieras puedes marcar mi número, con absoluta libertad.Gracias por la afinada lectura del poema.Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Mierda, no estoy de acuerdo, no sé por qué puta razón no estoy de acuerdo, pero no estoy de acuerdo.

    Beso.

    ResponderEliminar
  6. Es necesario que no estés de acuerdo Sarco. Que estuvieses de acuerdo convertiría este aborto en un tratado o algo peor.Es un poema impostor, todo es impostura,lo has visto, las musas, los poetas...Una reyerta entre impostores, entre bravucones que vacilan en un callejón contándose sus logros mentirosos.
    Otro beso para ti, grande

    ResponderEliminar
  7. Maese, dónde anda usted.....le añoramos demasiado

    ResponderEliminar