"Id,pues,vagabundos sin tregua,errad,funestos y malditos,a lo largo de los abismos y las playas,bajo el ojo cerrado de los paraísos".Paul Verlaine

sábado, 28 de diciembre de 2013

CANCIÓN DE CUNA DEL MISSISSIPPI





Para K. A. Kenner


Cuentan que en las noches sin luna del Mississippi
el viento arrastra un sonido de cuerdas
 como un lamento antiguo que nunca termina...
el viejo caimán ha empeñado sus colmillos
para comprarse un roído chaqué
y pagar dos rondas de bourbon aguado con hielo sucio del Delta


el aire caliente de la noche se pega en las caderas
de las mujeres que repentinas humedecen
emboscadas por el  ronquido salino de las trompetas
que se abrocharon la sordina
para no turbar el sueño negro que se oculta en las bodegas


dueme  amor duerme 
recuerda amor
los lobos no abandonan las montañas
para devorar la rapiña de las ciudades viejas

 duerme mi líquida criatura abandonada en la refriega

 recuerda

 las alimañas buenas no buscan refugio en las casas
que encienden sus luces cuando la niebla se espesa

los hombres de los grandes ríos inventan dioses
para no hablar solos en la noche
las arañas tejen en el bosque la muerte de las moscas
que abandonan, a tientas, el sosiego de las grietas


las cocinas están vacías
el dial de la radio bosteza
 la podredumbre ha gestado nuevas formas de vida
el calor del Mississippi lame los cristales hasta hacerlos sudar
y el agua se arruga cuando los pescadores
venden la piel del caimán a las estatuas


cuentan que en los días sin luna del Mississippi
el viento arrastra olores de mapas polvorientos
 y los poetas negros mueren de sed en los bares
mientras asesinan  con sus manos tres pájaros ciegos


en el Delta
todos los niños atrapan grillos
y los meten en tarros de cristal
y esperan verlos fosforecer 
como  brújulas delirantes
que hundidas en la boca de los meridianos
no detienen el dolor fluvial de estas manos
que trazaron en tu carne todos los itinerarios del hambre.


Fotografía : Irma Haselberger




7 comentarios:

  1. Gracias a miss desastres naturales por regalarme a la artista Irma Haselberger en cuyas fotografías me he perdido durante horas.

    ResponderEliminar
  2. ay jorge... qué canto el tuyo, en este poema...
    es un desgarro de guitarras difónicas y penetrantes.
    cuando alguien llega. llega y se incrusta por los tiempos de los tiempos...

    una enormidad.

    abrazo

    ResponderEliminar
  3. En qué encrucijada vendió su alma, Maese Molina? En qué caderas perdió su desvelo? en qué campos de algodón encontró su sueño?
    Gracias a ti por el tesoro que son tus letras
    Abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  4. A partir de ahora te sigo.
    Saludos desde Chipiona en Cádiz.

    ResponderEliminar
  5. brillante Jorge:

    las alimañas buenas no buscan refugio en las casas

    que encienden sus luces cuando la niebla se espesa

    el dial de la radio bosteza

    el calor del Mississippi lame los cristales hasta hacerlos sudar
    y el agua se arruga

    arrastra olores de mapas polvorientos

    perdona que lo destripe, pero esta es la muestra de esas imagenes que me maravillan, esas tan tuyas, tan únicas, que sólo puede regalarnos Jorge.

    Es un canto hechizante.

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Intensas letras con sabor a pure blues.

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho la idiosincrasia sureña de EEUU en los años cuarenta, cuando afloraba todo ese maravilloso Jazz. Por otra parte, en este caso tu poema tiene una magnífica ambientación decadente, me ha gustado mucho, Jorge.
    Saludos.
    Sete.

    ResponderEliminar